Educación de Calidad

Para Fe y Alegría la calidad educativa no es una moda, es el mayor compromiso desde sus orígenes como movimiento de educación popular; el Padre José María Vélaz, nuestro fundador, solía decir que “La educación de los pobres no puede ser una pobre o superficial educación”.

En el año 2017, la Asamblea de Directoras y Directores de Fe y Alegría República Dominicana asumió el Sistema de Mejora de la Calidad (SMC) como el modelo para gestionar todos los centros educativos desde el nivel inicial, hasta el secundario; esto supuso contextualizar la propuesta diseñada por la Federación Internacional de Fe y Alegría (FIFyA) articulándola con el sistema educativo dominicano a través del currículo actualizado en enfoque por competencias.

El proceso de contextualización nos llevó a profundizar sobre la “pedagogía de la educación popular” y el concepto de “calidad educativa” para formular los mínimos que todo centro de Fe y Alegría debía vivenciar. Los centros formularon “sus sueños” con respecto a la calidad de la educación, bajo el lema “si lo sueñas lo puedes lograr”. Además, se establecieron dos grupos de centros de acuerdo con el nivel de conocimiento sobre el sistema (SMC), los “nuevos” que iniciaban el proceso o necesitaban reinterpretarlo y los “antiguos” que se encontraban en diferentes estados de avance en las fases del sistema, para lo cual se acordó asumir la fase de reflexión como punto de reinicio.

Al mismo tiempo, se revisaron y analizaron todos los documentos, materiales, cuestionarios, pruebas y formatos que había provisto el programa de la calidad de la FIFyA, de esta manera, se replantearon los macroindicadores o metas de calidad. En este proceso, incorporamos también indicadores propios del sistema educativo dominicano e hicimos énfasis en las áreas de calidad de educación específicas que se ha propuesto Fe y Alegría Dominicana como son:

La transversalización de género en cada uno de los procesos y la pedagogía del cuidado para promover procesos de transformación y la construcción de ciudadanías críticas desde la cultura de paz, la ética del cuidado y desde la justicia restaurativa.

Durante el 2017 y 2018 se trabajó en garantizar las condiciones mínimas, conformar equipos de calidad en cada centro, sensibilizar a las comunidades educativas sobre la calidad de la educación; se realizaron guías didácticas para formar a las comunidades educativas e impulsar los procesos, y se promovieron encuentros bimensuales de enlaces de calidad con el fin de mantener de manera la formación permanente sobre el sistema (SMC). Se elaboró el Manual de Acompañamiento en el cual se registran las pautas para ofrecer el acompañamiento pedagógico desde la identidad de Fe y Alegría, los principios de la pedagogía de la educación popular apuntando a la calidad de la educación.